Se encuentra usted aquí

¡Celebremos nuestra cultura aborigen!

  • Por medio de un decreto presidencial se estableció el 19 de abril de 1979 que el Día del Aborigen Costarricense.

Cada 19 de abril en nuestro país diferentes grupos aprovechan para hacer referencia y memoria de los primeros habitantes del Continente Americano que según por un error geográfico han sido mal llamados indios.

El Día del Aborigen Costarricense permite que sus propios habitantes conozcan más y se apeguen a sus orígenes, además de esto permite  descubrir todo lo referente a esta cultura como sus costumbres y tradiciones a través de los siglos.

En este día algunas instituciones tratan de llevar un mensaje de reflexión sobre el trato y las condiciones de vida que las comunidades indígenas tienen en Costa Rica así como el resto de América.

Actualmente la población indígena costarricense representa tan solo el 1% de la población nacional  los cuales son identificados en 8 grupos, donde son localizados en reservas, dependiendo de su definición cultural y su lenguaje. Los ocho grupos son llamados Bribrís, Guaymíes, Borucas o Bruncas, Térrabas o Teribes, Huetares, Guatusos, Chorotegas, y Cabécares.
 

Un poco de historia

En el año 1502 los españoles llegaron al territorio que hoy corresponde a Costa Rica. El proceso de conquista duró más de 50 años, debido entre otras razones, a la falta de interés de las autoridades españolas, que estaban explotando recursos en otras zonas y a las dificultades que representaban ciertas condiciones naturales tales como las montañas, los ríos, y las selvas, características de estos territorios.

Sin embargo, la disminución de la población indígena y de los recursos naturales en Nicaragua, así como el temor a que la audiencia de Panamá expandiera su dominio hacia Costa Rica, impulsaron las campañas de conquista de estas tierras.


A la llegada de los españoles, el territorio nacional estaba habitado aproximadamente por unos 400 mil indígenas, distribuidos en distintas regiones y organizadas en cacicazgos, los cuales variaban en importancia dependiendo del rango del cacique y del tamaño del territorio que gobernaba.


Durante el período de contacto se dio un fuerte intercambio entre los indígenas y los españoles. Estos últimos a cambio de baratijas como tijeras, cuchillos, puntas de flecha, espejos y abalorios obtenían alimento, hospedaje y oro, pero también lograron alianzas estratégicas.

Es importante recalcar que durante este período de transición, para los indígenas, los objetos que obtenían del intercambio eran bienes exóticos que utilizaban como medios para reforzar la jerarquía social y la alianza con otros pueblos, y que luego incorporaron dentro de la estructura social como símbolo de rango.
Posteriormente, ante la negativa de los indígenas de intercambiar grandes cantidades de oro, los españoles recurrieron al saqueo y al robo de objetos hechos de este metal, que para ellos tenía un valor estrictamente económico.

Algunos indígenas no pudieron ser conquistados o escaparon de los sistemas de dominación, huyendo hacia las montañas y los bosques; estos grupos lograron mantener parte de sus creencias y costumbres; son los que dieron origen a los grupos indígenas actuales.

 

Fuente: Ministerio de Educación Pública| Universidad Estatal a Distancia.