Se encuentra usted aquí

Celebremos juntos la alegría de nuestra niñez

Esta es una fecha dedicada a promover la fraternidad, la comprensión y el bienestar de los niños y las niñas del mundo entero Desde 1946 cada 9 de setiembre se celebra el 'Día del Niño y la Niña' en Costa Rica, donde se aprovecha este día para hacer un llamado a la conciencia sobre la importancia de garantizar y los derechos de las personas menores de 18 años.
 
La niñez representa el futuro de nuestra nación, y es un deber tanto del Estado como de todos los ciudadanos, resguardar y promover los derechos de los niños y niñas garantizando que cada menor tenga un nombre y nacionalidad, vivienda digna y alimentación, derecho a la igualdad sin distinción de raza, religión o nacionalidad y que gocen de la protección especial para que puedan crecer físicas, mentales y socialmente sanos y libres.
 
Cada niño tiene derecho a la educación y atención, en especial para los menores física o mentalmente disminuidos. En caso de peligro, lo niños tienen derecho a la atención y ayuda prioritaria.
 
Los menores de edad deben ser protegidos contra el abandono y la explotación en el trabajo. Tienen derecho a comprensión y amor por parte de las familias y de la sociedad y sobre todo, tienen derecho a divertirse y a jugar.
 
La creación de un Día del Niño por parte de las Naciones Unidas, tiene el propósito de atraer la atención hacia un tema importante: el bienestar de los niños de todo el mundo, recordando a la ciudadanía que los menores de edad son el colectivo más vulnerable, y por tanto que más sufre las crisis y los problemas del mundo.
 
En esta fecha reflexionemos sobre las acciones concretas que podemos hacer como individuos y como sociedad y como detener las formas de violencia que aún sufren nuestros niños, niñas y adolescentes como la explotación sexual comercial, trata, maltrato físico y abandono niños.
 
Sin importar el lugar del mundo en el que haya nacido, cada niño y niña se les deben garantizar sus derechos. Protejamos a la niñez de forma integral, en especial desde el seno de la familia, procurando que el desarrollo de los menores de edad este rodeado de amor comprensión y respeto.
 
Fuentes: PANI, ONU, UNICEF