Se encuentra usted aquí

Día Mundial de los Océanos, por un planeta más sano

Los océanos son el pilar de la vida, su explotación excesiva y las práctivas insostenibles les están causando un grave daño.

 

Este 8 de junio se celebra el Día Mundial de los Océanos, los cuales cubren alrededor de dos tercios de la superficie de la Tierra y son el verdadero pilar de la vida.

Los mares generan la mayor parte del oxígeno que respiramos, absorben una gran cantidad de las emisiones de Carbono, ofrecen comida y nutrientes, regulan el clima, y son económicamente importantes para los países que confían en el turismo, la pesca y otros recursos marinos para sus ingresos. Además, son la espina dorsal del comercio.

Pese a que los océanos cubren más de 70% de la superficie de la Tierra, sólo el 1% de la superficie oceánica está protegida. Debajo del manto azul del mar se aloja entre el 50 y el 80% de la vida en nuestro planeta, pero solo el 5% ha sido explorado por el ser humano.

La existencia de agua es lo que permite que la Tierra sea el único planeta del Sistema Solar en el que existen formas de vida. Dada su enorme importancia, la Asamblea General de las Naciones Unidas acordó en el 2009 designar el 8 de junio como el Día Mundial del Ambiente.

El lema de este año para el Día es el de “Nuestros océanos, nuestro futuro” y está conectado con la celebración de la Conferencia de los Océanos, que se celebra del 5 al 9 de junio en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

Las principales amenazas que enfrentan los océanos están relacionadas con la actividad humana: sobreexplotación, pesca ilegal, contaminación marina, destrucción de hábitats, introducción de especies invasoras y acidificación de las aguas. Uno de los contaminantes más dañinos para los océanos es, sin duda, el plástico, un material de uso muy extendido en todo el mundo.

Hoy celebramos el Día Mundial de los Océanos para recordar a todo el mundo el gran papel que juegan en nuestras vidas. Son los pulmones de nuestro planeta, que generan la mayoría del oxígeno que respiramos.

Para informar a la opinión pública de las consecuencias que la actividad humana tiene para los océanos y poner en marcha un movimiento mundial ciudadano a favor de los mismos.

 

X