Se encuentra usted aquí

02 de abril: Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo

 

El autismo es una afección neurológica permanente que se manifiesta en la primera infancia (aproximadamente en los primeros tres años), independientemente  del género, la raza o la condición social y económica.

El trastorno del espectro autista (TEA), como se le conoce,  es una condición neurológica y de desarrollo que afecta cómo una persona se comporta, interactúa con otros, se comunica y aprende. Este trastorno incluye lo que se conocía como síndrome de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado.
 

Se lo llama "trastorno de espectro" porque diferentes personas con TEA pueden tener una gran variedad de síntomas distintos. Estas pueden tener problemas para relacionarse y es posible que no miren a los ojos cuando hablan con alguien. Además, pueden tener intereses limitados y comportamientos repetitivos. Es posible que pasen mucho tiempo ordenando cosas o repitiendo una frase una y otra vez.
 

No se conocen las causas del trastorno del espectro autista. Las investigaciones sugieren que tanto los genes como los factores ambientales juegan un rol importante.
 

Hasta el momento no existe un tratamiento para el TEA, sin embargo, existen muchas maneras de maximizar la capacidad del niño para crecer y aprender nuevas habilidades.
 

Algunos tratamientos terapias de comportamiento y de comunicación, desarrollo de habilidades y  medicamentos para controlar los síntomas.
 

Un apoyo y un entorno adecuado y la aceptación de esta variación neurológica permiten que aquellos que padecen TEA, puedan disfrutar de las mismas oportunidades y participar de manera plena y digna en la sociedad.


 

Fuente: Organización Mundial de la Salud, Organización de Naciones Unidas y MedlinePlus.

 

X