16 de diciembre: Declaración del yigüirro como ave nacional de Costa Rica

Poseer un canto con variadas frases que incluye silbidos, trinos cortos y notas melodiosas que anuncian la llegada de la época lluviosa, además de su cercanía con los costarricenses; fueron las características primordiales para designar al yigüirro como ave nacional de Costa Rica.

 

 

Mediante un proyecto presentado en la Asamblea Legislativa por el poeta costarricense Eliseo Gamboa, se declara al yigüirro como Ave Nacional, formando parte de los Símbolos Patrios de Costa Rica.

 

El proyecto, que además promueve la conservación y protección de esta especie, fue firmado bajo la administración de Daniel Oduber Quirós, el 3 de enero de 1977.

 

Yigüirro: especie incomparable

 

El Turdus grayi o Yigüiro, es un ave perteneciente a la familia Turdidae y es originario de América Central. Puede llegar a medir entre 23 a 27cm de longitud y un peso aproximado de 74 a 76 gramos.

 

Tanto los machos como las hembras poseen un plumaje idéntico, con rayas en la garganta, los ojos son de color rojo y las patas rosadas. Cuando están en su juventud, sus plumas son manchadas.

 

"De entre todos los animales que tenemos, el yigüirro es el ave que mejor nos representa y nos alegra con su cantar. Es un músico dotado de alas, que entona de igual manera su canción bajo el palacio del adinerado, como en el alero de la cabaña del menos afortunado, y el cual le da vida a la sana paz de nuestros campos”, ratificó Deseado Barboza, diputado  en el periodo 1974-1978.

 

Cercanía con los costarricenses

 

La relación que posee esta ave con los costarricenses es amplia, debido a que durante los meses de marzo a julio, el yigüirro canta sin cesar y anuncia la entrada de la época lluviosa, al mismo tiempo que avisa a los agricultores que la lluvia es señal de una buena cosecha.

 

De igual modo, es muy conocido porque prefieren lugares abiertos y se les puede encontrar cerca de las casas, en jardines, parques, áreas cultivadas o en potreros con árboles aislados. Incluso, su nombre es mencionado en canciones típicas, cuentos y obras literarias de autores costarricenses, por ejemplo el periodista Adolfo Herrera García, en su novela Juan Varela y el escritor Carlos Luis Fallas, en su libro Marcos Ramírez, le dan un espacio al popular yigüirro.

 

Es nuestra ave nacional desde hace más de 30 años y fue elegido por sus dulces y potentes melodías, más que por su dócil plumaje. Cuidémoslo ya que es una especie única, que en cuyo canto, emite un mensaje de sabiduría.

 

 

María Padilla U.

Periodista